Vigile a quien contrata la puerta de Seguridad de su Hogar

David Santamaría | 25. febrero 2014 |
  1. Un suministrador de puertas de seguridad eficiente, debe tener varios modelos de puerta acorazada con diferentes niveles de seguridad para poder ofrecer al cliente final. Nos encontramos con suministradores que tienen entre 2 y 4 modelos de puertas, todos ellos similares, con pequeñas variaciones estéticas o funcionales. Es evidente que la poca variedad y la necesidad de vender, puede implicar una información incompleta, ocultación de información fundamental para la toma de decisión del cliente, o simplemente desinformación.
  2. El suministrador debe estar formado, no solo con respecto a la seguridad que aportan las puertas, sino debe tener conocimiento en el asesoramiento con respecto a diferentes necesidades de seguridad, aunque si ofrece poca variedad de producto, este caso no se podrá dar.
  3. Debe conocer íntimamente las características técnicas de las puertas que vende, los puntos fuertes y débiles, y debe informar con objetividad e imparcialidad sobre un asunto tan importante como la elección de la puerta que va a proteger su Hogar.
  4. El suministrador debe conocer la Norma de Seguridad en profundidad, sus virtudes y carencias, tener productos ensayados y certificados.
  5. El suministrador debe saber las resistencias de la puerta contra las nuevas herramientas y métodos que no tiene en cuenta la Norma.
  6. El suministrador debe explicarle claramente que son las CLASES DE SEGURIDAD según la Norma UNE EN 1627/2011 (está muy extendido el término GRADO de seguridad en sustitución de CLASE, pero la Norma habla de Clase no de Grado)
  7. Al ser una Norma de mínimos, el suministrador debe darle información clara, concreta y concisa de qué significa la CLASE 3, CLASE 4 y CLASE 5 según la UNE EN 1627/2011 (muchos lo denominarán GRADO 3, GRADO 4 y GRADO 5). En la mayor parte de la mayor parte de las ocasiones, 5 minutos de seguridad que es lo que aplica la clase 3 ó los 10 minutos de seguridad que es lo que aplica la clase 4, siendo los ensayos realizados emulando a un solo ladrón, siendo la tipología de ladrón “con práctica”, es decir con poco conocimiento y algo de práctica, previsiblemente quede por debajo de nuestras expectativas de seguridad.
  8. Siendo así, el suministrador debe hacerle las preguntas adecuadas poder recomendarle con respecto a criterios de ensayos más exigentes, como lo hacemos en ROCONSA, certificando nuestra producción por NIVELES DE SEGURIDAD, y estableciendo equivalencias con las CLASES que marca la Norma UNE EN 1627/2011
  9. Si en su caso, con la seguridad que marca la Norma UNE EN 1627/2011 para las clases 3,4 ó 5 es suficiente, pues con buscar puertas que superen estos ensayos es suficiente. De las puertas fabricadas y distribuidas por ROCONSA, el modelo 300 es equiparable a CLASE 3, y los modelos 310, 350, 390R, 490R, 490RG, VULCANO y OLIMPO son equiparables a la CLASE 4. En estos casos entendemos que la recomendación son los niveles más básicos y menos costosos por lo tanto el modelo 300 si comparamos puertas de CLASE 3, y el modelo 310 si comparamos puertas de CLASE 4.
  10. Si usted entiende que los requerimientos que marca la Norma, está por debajo de sus necesidades, le recomendamos valore los NIVELES se SEGURIDAD 4 y 5 de ROCONSA, con unos requerimientos de ensayos muy exigentes y adaptados a los robos y tipología de ladrones actuales.
  11. El Suministrador debe conocer en profundidad los diferentes tipos de instalación que se pueden ejecutar, dependiendo de las paredes en las que se vaya a instalar la puerta, y orientarle en función de las paredes y del peso de la puerta.
  12. Es recomendable que los instaladores sean asalariados del suministrador, siendo este requisito conveniente pero no obligatorio.
  13. Es recomendable que el suministrador tenga un teléfono de contacto 24horas, por si hay problemas de urgencia, que estos puedan ser resueltos.
  14. El suministrador debe entregarle un manual completo una vez realizada la instalación, para que tenga un desglose de los componentes de la puerta, y en caso de mantenimiento o sustitución, exija materiales de al menos la misma calidad.
Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *